Download E-books Breve historia y antología de la estética PDF

By José María Valverde Pacheco

Este libro, nacido de los angeles enseñanza, pero con esperanzas de interesar también a lectores libres de cursos y exámenes, sólo pretende ofrecer una mínima síntesis del desarrollo histórico de l. a. estética, sobre todo en su núcleo conceptual. En lo que se llama "ideas estéticas" se reúnen varias perspectivas, en cada momento: así, lo que dijeron los grandes filósofos sobre los angeles belleza y el arte -cuando no callaron sobre tal tema-, y lo que opinaron los propios hacedores o sus críticos inmediatos sin ambición filosófica; todo ello en el contexto de l. a. mentalidad de cada época y, claro está, teniendo como interés supremo los angeles realidad misma de lo estético, es decir, los hechos de las artes y de las letras. Sabemos que sobre estos hechos singulares se puede hablar interminablemente sin llegar a conclusiones fijas, pero se hacen aún más interesantes cuanto más los vemos sobre el trasfondo de las principles y l. a. sociedad en que se insertaron. Cada capítulo lleva, tras su sucinta exposición, una antología de textos típicos, cuyas traducciones -a veces más adaptadas que literales- son de nuestra propia responsabilidad si no se indica otra cosa. Acaso el designio principalmente informativo que ha movido esta obra no l. a. haya librado de sectarismos de diversa índole: querríamos que el más importante de ellos fuera los angeles oposición a l. a. tendencia contemporánea -ya señalada y fomentada por Hegel- a dar más valor a las rules generales que a los hechos y obras singulares.  

Show description

Read or Download Breve historia y antología de la estética PDF

Similar Aesthetics books

Sight and Sensibility: Evaluating Pictures

Photographs, we see in them the scenes they depict, and any price they've got springs from those studies of seeing-in. Sight and Sensibility provides the 1st special and accomplished idea of comparing photos. Dominic Lopes confronts the puzzle of ways the price of seeing something in an image can exceed that of seeing it face to face--his resolution pinpoints how seeing-in is like and in contrast to traditional seeing.

Flow: Nature's Patterns: A Tapestry in Three Parts

From the swirl of a wisp of smoke to eddies in rivers, and the massive power hurricane process that's the good spot on Jupiter, we see comparable types and styles at any place there's move - even if the move of wind, water, sand, or flocks of birds. it's the advanced dynamics of stream that constructions our surroundings, land, and oceans.

Reflections on Baroque

From its beginnings within the 17th century, the eccentric and tumultuous sorts of the Baroque unfold throughout not just Europe yet colonial Latin the US and Asia besides. With Reflections on Baroque, Robert Harbison brings jointly discussions of aesthetics, technology, mysticism, politics, faith, and tradition to provide a shocking reinterpretations of the baroque type and its affects and echoes into the 20th century.

Visual Art and Education in an Era of Designer Capitalism: Deconstructing the Oral Eye (Education, Psychoanalysis, and Social Transformation)

This ebook deals a different viewpoint of artwork and its schooling in dressmaker capitalism. it is going to give a contribution to the controversy as to chances paintings and layout carry for the long run. It additionally questions the extensive technologization of paintings that's occurring.

Extra info for Breve historia y antología de la estética

Show sample text content

Y él como nadie mostraba también cómo el satanismo y l. a. ostentación en l. a. inmoralidad eran una rebelión contra l. a. ethical burguesa que, paradójicamente, implicaba una conciencia del pecado y un profundo anhelo de trascendencia. El mismo Zola, poco dotado para los vuelos teóricos y empeñado en hacer una novelística científica, encontraría el mejor sentido para su vida en los angeles militancia política a desire de Dreyfus. Quizá nadie como Flaubert se dio cuenta de l. a. desgarrada situación del artista en esa situación: �estamos hechos para decirlo, no para tenerlo», dijo, refiriéndose al mundo y a los angeles vida. Y no period sólo una retirada a l. a. contemplación, sino una renuncia a los angeles propia personalidad: el �método Flaubert» incluía tomar notas minuciosas sobre l. a. realidad y ofrecer el relato como si no existiera narrador, de modo directo e impersonal —después se podría llamar �cinematográfico» a este método—. l. a. individualidad del autor no debería dejarse ver, y, sin embargo, se expresa mejor de este modo que con el exhibicionismo propiamente romántico. Flaubert soñaba obtener mundos de belleza y sentimiento, y practicó sólo el realismo como un duro ejercicio al aceptar l. a. tarea de escribir alguna novela sobre un hecho actual —y prosaico—, tarea propuesta por sus amigos para que no se evadiera demasiado a los angeles fantasía, produciendo su Madame Bovary, a modo de quien cumple un deber o una penitencia. Esta posición estética supone, en el artista, una consciencia incluso excesiva de los medios, formas y motivos que puede usar en su renovación creativa: por ejemplo, Baudelaire, en su soneto Correspondencias, habla de l. a. conexión —sinestesia, dicen en psicología— entre los diferentes sentidos, que, de ese modo, dejan entrever su más honda conexión ultimate, en referencia al misterioso centro y origen del universo. Es difícil decir si esta fase de l. a. evolución de los angeles mente estética es el extremo del romanticismo o más bien su superación —y probablemente no tiene sentido plantear semejante dilema alternativo—: los angeles diferencia está seguramente en l. a. exacerbación en los angeles claridad con que se perciben las contradicciones, y, sobre todo, en los angeles hiperestesia en cuanto a los efectos formales posibles, y a los angeles ilimitada capacidad para encontrar otros nuevos. l. a. exigencia técnica y el virtuosismo refinado sirven para sorprender —épater le bourgeois—, no sólo con una actitud ethical agresiva, sino con un estilo incomprensible para el �filisteo». El escándalo empieza ahora por ser formal; pero los escandalizados, aun sin comprender bien el contenido, se dan cuenta inmediatamente de que ahí debe haber una posición ante los angeles vida que choca en todo con l. a. de ellos; piénsese en el clamor levantado ante l. a. primera exposición de pintura impresionista, que hoy nos parece tan amable y decorativa. Y no falta, en otro clima y otra sociedad, quien cierre el círculo, renegando de lo estético en su posible conflicto con lo ético: el gran Tolstoi, en los angeles cumbre ya de su magisterio literario, publica uno de los más graves ataques existentes contra el arte, acusándolo de frivolidad y aun de inmoralidad.

Rated 4.79 of 5 – based on 23 votes